Madrid y Toledo tienen desde hace unos pocos días una nueva forma de solidaridad.
Ha llegado a estas ciudades los restaurantes más solidarios del mundo “Restaurantes Robín Hood”. El motivo de esta nueva cadena es servir al mediodía unos menús muy asequibles y con los beneficios de la comida poder dar de cenar gratis a personas sin techo.
Un proyecto liderado por el Padre Ángel, Presidente de Mensajeros de la Paz que desde que se hizo cargo como Párroco de la Iglesia de San Antón en Madrid, ha revolucionado el concepto de esta institución en favor de las personas más desfavorecidas. 
No es necesario creer en Dios ni ser católico para sorprenderte como hicieron los miles de opositores a administrativos en la Universidad Complutense que este sábado pasaron por la Facultad de Geografía e Historia para realizar su examen y pudieron comprobar cómo en sus instalaciones conviven todo tipo de pancartas con carácter reivindicativo  y social junto a la petición de ayuda para las personas sin techo que van a la iglesia de San Antón dormir y a desayunar gratuitamente.

Recogida de alimentos y medicinas en la Universidad.

Con el fin de dignificar la cena de cientos de personas sin techo el pasado mes de noviembre se inauguró el primer restaurante Robin Hood en Madrid (C/Eguilaz,7 Tf. 91 4258841) donde por 11€ de lunes a viernes puedes comer un menú muy aceptable con dos platos a elegir entre varios, bebida y postre. 

Comensales en la calle Eguilaz,7

Plato del menú conejo guisado

En Toledo se abrió el segundo restaurante el  pasado 1 de marzo con gran apoyo de distintas autoridades donde asistió a su inauguración la Alcaldesa Milagros Tolón, el Presidente de la Diputación Provincial Álvaro Gutiérrez y como maestro de ceremonias el prestigioso Chef Iván Cerdeño que es el único que tiene en sus vitrinas una Estrella Michelin. 

Inauguración del local en Toledo con asistencia de la Alcaldesa Milagros Tolón

El tercer restaurante ha decidido el Padre Ángel abrirlo en la zona más turística de Madrid, en pleno barrio de Los Austrias, en la calle Nuncio nº 19 . En esta ocasión no solamente se puede comer un menú excelente y muy recomendable como en los otros dos, en este caso tenemos un diseño donde las personas sin techo que van a cenar se tienen que quedar asombrados con las instalaciones por su decoración y diseño. Aquí los domingos puedes probar una estupenda carta muy elaborada con precios muy aceptables.

Barra del restaurante calle Nuncio.

Restaurante calle Nuncio.

En todo caso no pudiendo faltar a la realidad que padecen las personas con graves problemas de movilidad que van en sillas de ruedas tenemos que recomendar que el mundo de la hostelería piense más en estas personas. Como el proyecto del Padre Ángel tiene que recurrir a restaurantes ya montados, será bueno que su equipo de búsqueda de locales priorice también este pequeño detalle ya que de esta forma seguro que va a conseguir más gente solidaria que ayuda a esta magnifica labor que hace en favor de las personas más desfavorecidas de la sociedad, “los sin techo”.
José Manuel Dolader
Asociación La Barandilla