Se celebra cada año el 22 de marzo, gira en torno a la adopción de medidas sobre cuestiones relativas al agua.

En 2017, el tema central son las aguas residuales y la campaña, “¿Por qué gastar agua?”, gira en torno a la reducción y la reutilización de las aguas residuales.

Más del 80% de las aguas residuales generadas por la sociedad regresa al ecosistema sin haber sido tratada o reutilizada.

1 800 millones de personas en el mundo utilizan una fuente de agua potable contaminada con heces2, por lo que corren el riesgo de contraer cólera, disentería, fiebre tifoidea y poliomielitis. El agua insalubre y un saneamiento e higiene deficientes causan alrededor de 842 000 muertes al año.

Para 2050, cerca del 70% de la población mundial vivirá en ciudades, frente al 50% actual. Actualmente, la mayoría de las ciudades de los países en desarrollo no disponen de la infraestructura o recursos adecuados para gestionar las aguas residuales de forma eficiente y sostenible.

Las oportunidades de explotar las aguas residuales como recurso son enormes. Las aguas residuales gestionadas de forma segura son una fuente asequible y sostenible de agua, energía, nutrientes y otros materiales recuperables.

El costo de gestionar las aguas residuales se ve compensado sobremanera por los beneficios para la salud humana, el desarrollo económico y la sostenibilidad ambiental, ofreciendo nuevas oportunidades comerciales y creando más empleos “verdes”.

¿Alguna vez nos planteamos el coste que supone ducharnos con el agua saliendo continuamente por el grifo de la ducha o durante el afeitado?.

Aquí van algunas recomendaciones:

 En la cocina

No friegues bajo el chorro de agua. Llena una pila para enjabonar y otra para aclarar. Esto supone un ahorro de 115 litros cada vez.

Repara inmediatamente las fugas y vigila los grifos mal cerrados. Se pueden ahorrar hasta 90 litros al día.

Descongela los alimentos dejándolos en la nevera, nunca bajo el grifo. Ahorrarás 22 litros por alimento.

No laves los alimentos con el grifo abierto. Utiliza un recipiente.
Así puedes ahorrar hasta 10 litros.

Esperar a que la lavadora y el lavavajillas estén llenos para utilizarlos.

 En el cuarto de baño

No utilices el inodoro como papelera. No tires nunca papeles, plásticos, cigarrillos, compresas, preservativos, etc., esto puede ahorrar hasta 55 litros por día.

Un baño gasta 15 veces más que una ducha. Dúchate en vez de bañarte.

El cabezal eficiente de la ducha produce un chorro abundante y suave. Mezcla aire con agua consumiendo aproximadamente la mitad del agua. Supone un ahorro del 50% o incluso, superior.

El inodoro es el lugar donde más agua se consume de toda la casa. Puedes ahorrar mucha agua colocando una o dos botellas llenas en el interior de la cisterna. También colocando un mecanismo de doble descarga que disponga de dos pulsadores. Uno de ellos descarga 3 litros y el otro hace la descarga total, unos 10 litros. 

Utiliza un vaso mientras te cepillas los dientes, te afeitas o te enjabonas las manos. Así podrás ahorrar hasta 25 litros de agua diarios. Un grifo abierto puede gastar más de 12 litros por minuto.

Repara los grifos que gotean y vigila los grifos mal cerrados. Se pueden ahorrar hasta 90 litros al día. Una cisterna que pierda agua puede estar desperdiciando más de 100 litros al día.

Bañera/Ducha (Consumos)
- Bañera: 150 – 250 litros
- Ducha: 50 – 100 litros

Inodoro (Consumos)
- Cisterna: 8 – 10 litros/ uso
 ¿Vale la pena preocuparnos un poco por ahorrar agua?
Encima nos sentimos más solidarios con los demás y con el futuro de nuestras siguientes generaciones.
José Manuel Dolader