Este pasado viernes, en el Ateneo de Madrid tuvo lugar un hecho multitudinario, extraordinario, y de exquisita representación cultural.               Sus protagonistas activos y pasivos fueron las personas afectadas por problemas de salud mental y los desarraigados, los sin techo de la comunidad de Madrid. Los segundos van a ser los beneficiarios del acto referido, porque todos, o casi todos los asistentes, habían sido invitados previamente a una mesa redonda para dialogar sobre los problemas de la salud mental, los protagonistas primeros. Pero como este problema tiene mucho que ver y mucha trascendencia entre los llamados “sin techo”,  todos los invitados habían realizado previamente, o se comprometieron a hacer alguna donación mínima en favor de ellos, como explicarían en el acto dos personas, actualmente en rehabilitación en el Hospital de Día Lajman,Marifé y Ángel, preparando con el total de las donaciones unos paquetes de elementos básicos para sobrevivir en la calle, sin perder la dignidad como personas. Estos dos jóvenes asisten asiduamente y participan en programas de la Radio La Barandilla (labarandilla.org), de quienes surgió inicialmente la idea.

 

El acto fue inaugurado y presidido por D. César Navarro de Francisco, presidente del Ateneo, quién comenzó explicando su conocimiento del problema dada su vinculación profesional y ejercicio como Psiquiatra durante más de 64 años; proseguiría con la intervención de Dñª María Teresa Pedraza, la organizadora del acto dentro del ámbito del Ateneo, en tanto que Presidente de la Sección de Ciencias de la salud.

                 Posteriormente participaron personas con problemas de salud mental.

                De esta suerte, lo que comenzó siendo sólo un proyecto de mesa redonda, que contaba para su cierre con una actuación musical, desinteresada, altruista y solidaria del Coro de Actores de la comunidad de Madrid, terminaría convirtiéndose en un fantástico espectáculo de danza y música que levantó de sus asientos a los más de 250 invitados -no socios- y los socios del ateneo que también gratuitamente pudieron asistir a ambas partes de la sesión.

El público lleno el salón de actos

             La iniciativa partió del mundo de las personas en pro de la salud mental, que todavía luchan por que el año 2017 sea reconocido como el “AÑO  DE LA SALUD MENTAL EN ESPAÑA”, lo que está ahora en trámites legales en Senado y Congreso de nuestra nación. Entre los asistentes invitados pudimos encontrar y entrevistar a representantes de distintas y múltiples asociaciones de ese ámbito:

– La presidenta de la Asociación Bipolar de Madrid Isabel Mesa.

– La vicepresidenta de UMASAM Lola Charles.

– La junta directiva de la asociación ALUSAMEN .

-El responsable institucional de la Asociación TÚ DECIDES José Manuel Dolader

– Las familias del Hospital de Día Lajman, las principales difusoras, boca a boca, del acto y de las donaciones conseguidas.

Y personas a nivel particular de distintas asociaciones como la Asociación AMAI-TLP

             Si la actuación musical fue insólita es porque pocas veces podremos ver que durante ella, se trascribe a lenguaje de signos para sordos las letras y música de las canciones, tal cual hicieron los trabajadores de la Asociación CILSEM, quienes también colaboraron desinteresadamente para que el acto pudiera ser seguido por las personas con discapacidad auditiva, ya en vivo, ya en alguna retransmisión televisiva.

                 Y así será, porque el acto también fue reproducido por D. Manuel Delgado, (empresa La Pirámide), quién ha participado también  en colaboración con el recién nacido canal 11TV, que por solidaridad, próximamente retransmitirá el espectáculo para toda España en el programa “Escaleras de la dependencia TV”.

                Con el auditorio repleto, puesto en pie aplaudiendo durante más de cinco minutos al fantástico coro de la Sociedad de Actores de la Comunidad de Madrid, mientras se hacían las fotos oficiales de rigor para el archivo Histórico del Ateneo concluyó el acto.

                 Nos despedimos de los lectores, rogando disculpen no haber citado a cuantos asistentes se lo merecen, pero no caben todos en tan breve espacio de una nota  digital.

 

Francisco M. Forte