En España es un grave problema de salud nacional que cada 2 horas y 40 minutos se suicide una persona, sin embargo la falta de información de una gran parte de la sociedad impide que exista un interés en la clase política por rebajar estas dramáticas cifras.
El senador del Partido Popular Antonio Alarcó intentó desde el Senado a principios de esta década, concienciar a sus compañeros con una interesante iniciativa (que se perdió en algún armario) para dar visibilidad a este drama social. En el año 2012 Rosa Diez desde UPyD presentó un PNL sobre Prevención del Suicidio cuando era portavoz del partido, de nuevo ese intento se quedó como el anterior propósito  del senador Antonio Alarcó.

Tuvieron que pasar 5 años para que el diputado Íñigo Alli de UPN presentará en noviembre del año 2017 un nuevo PNL para tratar de implantar un Plan Nacional de Prevención del Suicidio. Cedió y aceptó algunas “enmiendas” que hizo que ese plan contemplara medidas políticas y programas concretos inexistentes en España, con especial incidencia en la población adolescente y anciana, así como en las personas que presentan algún trastorno mental. En la foto de portada lo vemos acompañado de pacientes y profesionales del Hospital de Día Lajman en el Congreso.

Han pasado 15 meses y de nuevo las dramáticas cifras han dado la razón a las entidades que reclaman un compromiso del Gobierno, en el año 2017 se suicidaron en España 110 personas más que en el año 2016. En total 3672 personas, cifrando muchas fuentes en 20 intentos de suicidio por cada uno consumado.

El pasado viernes 8 de febrero la Escuela Madrileña de Salud tuvo que cerrar las inscripciones ante la solicitud de peticiones a la masterclass que organizo con la Asociación la barandilla. En la foto vemos por la izquierda a Juana Mateos (EMS), Andoni Ansean (también ponente el viernes 22 en el Congreso), Teresa Pacheco (EMS) y Junibel Lancho (ponente en el Congreso este viernes 22).

Sabe que su Plan demanda ” prácticas de actuación a educadores, familiares,  agentes sociales y profesionales sanitarios” y que se difunda una información veraz y científica  permitiendo, a su vez, la disminución del estigma asociado al suicidio.
Con el fin de que no caigan en un saco roto sus propuestas como otras realizadas anteriormente, este viernes 22 de febrero van a dar voz en el Congreso de los Diputados a los cuerpos de seguridad del Estado, a personas con ideas suicidas, a entidades que trabajan con la prevención del suicidio y a asociaciones que apoyan a las familias que han sufrido el suicidio de un ser querido.

Esta siendo un ejemplo esta jornada de la necesidad de crear un Plan de Prevención del Suicidio; las 220 plazas habilitadas en el Congreso de los Diputados para este evento se han completado y decenas de profesionales se están quedando fuera por estar el aforo completo.
La Organización Mundial de la Salud cifra en un 30% las vidas que se pueden salvar con Planes de Prevención del Suicidio, lo que significaría que en España se podían salvar 1000 vidas y ahorrar ese tremendo dolor a sus familias.
Gracias Íñigo Alli, su trabajo no lo olvidaremos las personas que hemos perdido a un familiar por suicidio.

José Manuel Dolader
Director
Asociación la barandilla